lunes, 18 de abril de 2011

LLUNA ROJA: UNA HISTORIA PIRATA. CAPITULO TERCERO "MIRAMAR".

En una pequeña población costera, Miramar, conocían la leyenda de la temible pirata Lluna Roja. Había llegado como lo hacían muchas otras noticias, por el pequeño puerto cargador con el que contaban, al que llegaban historias de todo tipo, reales e inventadas. Las gentes de la aldea vivían de las cargas y descargas de las embarcaciones, de la pesca y del pequeño comercio de trigo y otro tipo de grano. El alcalde de esa población era Guillem Martí.

Vivía en Miramar un joven de poco más de veinte años de figura esbelta, cabello moreno, piel tostada y ojos negros. Se llamaba Jaume Fontcuberta y había quedado recientemente huérfano de padre y madre. Como única familia le había quedado su hermano pequeño, de seis años, Josepet. De familia humilde pero muy querida por sus vecinos, el joven había trabajado desde los catorce años como campesino en las tierras del Señorío del Arzobispo de Tarragona, en fincas cercanas a la población de Reus. Pasaba largas temporadas alojado en una masía que se encontraba en las propias tierras de labranza, y regresaba a su casa siempre que tenía ocasión para ver a su familia. Con la muerte de sus padres Jaume se había visto obligado a dejar las labores del campo y volver a Miramar para hacerse cargo de su hermano.

Como bien hemos explicado, los vecinos de Miramar tenían en mucha estima a la familia Fontcuberta,y no dudaron en ofrecer ayuda a Jaume para que pudiera tirar adelante en el pueblo. El alcalde no le pudo ofrecer un trabajo con salario, pero sí un techo donde morar él y su hermano, el Torreón dels Penyals, a cambio de que ejerciera de vigía del pueblo. El objetivo era poder prever los ataques piratas que se estaban sucediendo cada vez con más asiduidad en poblaciones costeras cercanas.

Jaume pescaba lo que podía, y aceptaba todo tipo de pequeños trabajos que sus vecinos le encargaban a cambio de unas monedas. Josepet y él comían con lo que conseguía del mar, y ahorraba todo lo que podía para que el pequeño pudiera aprender a leer y labrarse un futuro mejor

del que él podría llegar a tener. No era un hombre culto, aunque sí listo, autodidacta e interesado en aprender y saber de todo cuanto pudiera. Leía a duras penas gracias a su propio empeño, pero sabía que no podría saciar su hambre de cultura y ciencia. Su obsesión era su hermano, vivía y se desvivía por él y para él: representaba todas las oportunidades que hubiera querido para sí mismo y a las que había tenido que renunciar.

En una noche cálida de junio, aunque menos de lo habitual, Jaume vio aparecer sobre el mar la luna llena, que empezó a teñirse de rojo. Sabía que debía agudizar su atención aquella noche, pues conocía, como todos, la posibilidad de un ataque inminente por parte de la gran pirata Lluna Roja.

MIAMI POST, 196
“La leyenda de Lluna Roja se da una mezcla de hechos reales y de ficción. Las leyendas responden a los estímulos de la naturaleza circundante, pueden tener una razón, ocultar una verdad, tener relación con la geografía, con un hecho histórico o con un acontecimiento que repetido y exagerado integra el acervo folclórico. Las leyendas, constituyen un relato que revela las más arraigadas costumbres y creencias y son un reflejo de la identidad de un pueblo.”

4 comentarios:

Miamimemata dijo...

YA TENGO TODAS LAS LISTAS ELECTORALES!!! CADA SEMANA PUBLICAREMOS UNA NUEVA LISTA DE PELICULA. HASTA PRONTO!!!
HOY EN LA MEDIA PARTE DEL PARTIDO DE COPA DEL REY BARÇA-REAL MADRID, LA LISTA DE (FIC) EN http://miamimemata.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Las tiene todo el mundo. Han salido publicadas en el boletin

Miamimemata dijo...

pues eso....

Miamimemata dijo...

AQUÍ TENÉIS UNA ENCUESTA PARA IR CALENTANDO MOTORES, ENTRAD Y VOTAD POR VUESTRO PARTIDO FAVORITO PARA GANAR LAS MUNICIPALES EN MONT-ROIG/MIAMI: http://miamimemata.blogspot.com/